fbpx

Hogar

Directores: David Pastor y Alex Pastor
Guionista: David Pastor y Alex Pastor
Productores: Marta Sánchez, Núria Valls y Adrián Guerra
Reparto: Javier Gutierrez, Mario Casas, Bruna Cusí, Ruth Díaz, David Ramírez
Título original: Hogar
Productora: Nostromo Pictures
Género: Thriller

Hogar, dulce hogar. Pues dicen que, no importa donde sea, el hogar siempre será con tu familia, pero Javier (Javier Gutierrez) al parecer, no piensa de esa forma. Él era un ejecutivo de publicidad que tuvo mucho éxito, en su época, haciendo anuncios de cosas de cocina, pero la vida le cambió cuando llegó el paro y duró más de un año sin trabajo. Por ende, ya era muy difícil para él poder pagar el arriendo del apartamento tremendamente lujoso en el que vivía con su esposa Marga (Ruth Díaz) y su hijo Dani.

Así que tuvieron que mudarse al otro lado de la ciudad, ella empezó a trabajar como aseadora de tiendas de ropa mientras él asistía a clases y buscaba trabajo. Hasta que un día, este hombre se acordó que aún tenía la llave de su antiguo apartamento y decidió ir para revisar quienes eran los nuevos dueños y qué hacían.

“La vida de los ricos”. Supongo que eso pensó apenas entró y revivió todo lo que pasó allí y sufrió con todo lo que ya no tiene. Tuvo un cambio del cielo a la tierra y se obsesionó con esa llave, así que empezó a ir muy seguido y por ende, a mentirle a su esposa.

De buenas a primeras, este hombre comienza, por las casualidades de la vida, a aparecer en la vida de Tomás (Mario Casas), quien es el nuevo dueño del piso en el que él vivía. Descubrió que iba a alcohólicos anónimos, así que allá terminó también metido Javier. Desde ahí empezó su plan para poder “recuperar su hogar”.

Los de arriba

Tomás y Lara (Bruna Cusí) tenían una pequeña hija, Mónica, que le encantaba la gimnasia olímpica. Además, él era el vicepresidente de una de las empresas más grandes del país, pero el presidente era su suegro, así que, cada uno juzgue si está ahí por mérito propio o como decimos en Colombia, por rosca. Él llevaba muchos meses sobrio y ella también trabajaba en la misma empresa.

Cuando Javier entra en sus vidas, comienzan a aparecer una serie de eventos tan desafortunados como sospechosos. Él tenía muchas conductas que hacían que su mujer se las oliera, a parte que Tomás también se dio cuenta cuando Javier “lo traicionó” por decirlo de alguna forma.

El caso es que este señor hace y deshace con la vida de esta familia que está viviendo en su hogar y no piensa descansar hasta recuperarlo a como de lugar y ténganlo por seguro que nadie, absolutamente nadie se va a salvar. El desenlace, digamos que es muy predecible pero sí me causó cierto desdén la charla que tuvo con su esposa cuando ella fue a visitarlo en su trabajo. Quedé bien desinflada porque sentí que sin importar nada, este hombre realmente nunca iba a caer y, la verdad, me decepcionó un poco.

Esta película se estrenó el 25 de marzo por Netflix y la verdad no la tuve en el radar hasta que una amiga me dijo que la viera. Debo decir que lo único que sabía de esta cinta era que aparecía Mario Casas, y no es que me moleste verlo, al contrario, yo siempre encantada, pero me frustra un poco ver que las producciones españolas casi siempre usan a los mismos actores. A tres de ellos ya los había visto antes en producciones como Vis a Vis, Instinto (está en Amazon Prime Video), Contratiempo y Durante la Tormenta (también está en Netflix).

Al grano

Hogar es una película que nos relata cómo una persona no puede dejar de vivir bajo las reglas del capitalismo y toda su vida gira en torno a eso sin importar que arruine todo lo que está a su paso. Para mi el gancho fue Mario Casas, aunque obviamente el protagonista era Javier Gutierrez. No me convenció mucho, no la historia como tal, sino la forma en como se cuenta. Mágicamente todo le sale perfecto, no comente ningún error y pareciera que todo lo tuviera fríamente calculado. No se sentía que los actos del personaje fueran “naturales” sino más como impuestos.

Además, la película, a mi parecer, es demasiado larga o si no es larga, es lo suficientemente lenta como para parecerlo. No siento que tenga tantos nudos de acción, no sentí situaciones en donde pudieran causar que uno, como espectador, pudiera sentirse identificado con algún personaje o situación que, para mi es algo muy importante en una película. Siento que, el hecho de que la trama sea lenta, no quiere decir que tenga que ser aburrida y carecer de acción y pues, este es el caso.

No niego que sí toca temas como el capitalismo, los acosadores y los mentirosos, pero si lo hubieran hecho de una forma diferente, seguramente la película hubiera sido más interesante. Además, díganme loca, pero siento que hay un parecido tremendo con Parásito, creo que los directores tenían cierto afán de poder retratar una historia como la de Bong Joon-ho pero al estilo español y creo que no lo lograron.

Como ya les comenté, Hogar está disponible en Netflix, está apenas para pasar el rato. Si ya se vieron Parásito, véanse esta y cuéntenme si no tienen cierto parecido.

(Visited 10 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: