Moana

moana-trailer


Directores: Ron Clements, John Musker
Guionista: Jared Bush
Productores: Osnat Shurer, John Lasserter
Reparto: Auli’i Cravalho, Dwayne Johnson, Rachel House, Temuera Morrison, Jemaine Clement, Nicole Scherzinger, Alan Tudyk
Título original: Moana
Productora: Walt Disney Animation Studios
Género: Animación, aventura

La cinta de Walt Disney Animation Studios narra la historia de Moana, hija de Tui, el jefe de la isla, quien además espera que su hija siga sus pasos y guíe a su pueblo cuando esté preparada. Desde pequeña fue elegida por el océano para una aventura que no muchos podrían hacer. Moana no ha descubierto cuál es su destino, pero su abuela la ayuda y la convence para que vaya detrás de esa misión que la ha esperado desde hace muchos años y además, será de suma importancia para ayudar a su pueblo.

Moana va en busca de Maui, un semidios que puede tomar la forma de cualquier animal, en especial un águila, quien al principio se mostrará apático en ayudarla, pero que luego decide unirse a ella e ir en busca del villano que está acabando con todas las islas a su paso.

La historia engancha porque tiene fuerza y convence. La relación entre los personajes es mágica, especialmente la que se ve entre Moana y su abuela Gramma Tala —quienes tengan una relación demasiado fuerte con su abuela, lo entenderán—, además de ver la unión familiar que realmente caracteriza esta historia.

Moana es la primera princesa de la Polinesia que tiene Disney. Su nombre viene de la lengua maorí que significa “océano”, aunque para ellos también significa “hermosa vida”. El océano es su vía de acceso.

Las voces originales en inglés dan mucha más fuerza a los personajes. Sus protagonistas: Auli’i Cravalho (Moana) y Dwayne “The Rock” Johnson (Maui), hacen un gran trabajo dándole mucha credibilidad a sus personajes. Esto sin mencionar al resto del equipo, Rachel House (Gramma Tala), Temuera Morrison (Jefe Tui), Nicole Scherzinger (Sina) y otro par de personajes que aportan el toque de ternura como Pua, el cerdito mascota de Moana, y Heihei, un torpe gallo, que además, estuvieron inspirados en los dos directores de la película, Ron Clements y John Musker.

Disney siempre se ha caracterizado por hacer películas increíblemente entretenidas y en su aspecto musical, Moana no se queda atrás. Mark Mancina, Lin-Manuel Miranda y Opetaia Foa’i hicieron un extraordinario trabajo musicalizando. Todo evoca a Hawaii, cada nota, cada estrofa, es coherente con lo que pasa en la cinta. Mancina también es el creador musical de otros clásicos como Tarzán.

En cuanto a la animación, los personajes se ven muy reales, no solo por sus expresiones y movimientos, sino también por el acabado de las texturas de la piel. Todo el ambiente de esta cinta, los colores, los personajes, las islas, el agua, todo es increíble, logra envolver al espectador y convertirlo en parte de las aventuras de esta pequeña adolescente.

Tiene un toque de humor con el cual les aseguro que se divertirán en forma. Lo mejor de esto es que los creadores no intentaron que fuera demasiado obvio, sino que lo agregan de manera que haga parte de los diálogos, lo cual no se ve forzado.

Esta es la primera película de los dos directores que es animada completamente en computador, una decisión muy buena ya que ayuda enormemente con el entorno, especialmente con el mar. Además la animación en 3D se adapta muy bien a los personajes, sin mencionar que todos los tatuajes de Maui están hechos a mano.

No podemos negar el parecido de sus tatuajes con las animaciones que vimos en Hércules—la cual también fue dirigida por Clements y Musker en 1997—, cuando las musas cantan, bailan, hablan de la creación, y cuando Zeus destruyó a los Titanes.

Moana es el clásico número 56 de Disney, y aunque casi toda la cinta logra envolver al espectador, hay una parte en ella que se desconecta por completo. Por la imagen y la descripción de Tamatoa, un cangrejo que vive en Lalotai (el reino de los monstruos) y que además tiene una fijación por las joyas y todo lo que tenga brillo, se puede esperar que sea un animal con grandes ambiciones, y de una u otra forma lo muestran así, pero al momento de presentarlo y de ver su interacción con los personajes principales, no tiene sentido. A esta escena le falta la previamente alabada musicalización o incluso un hilo conductor, un punto negro en la inmaculada hoja blanca que es Moana.

El mensaje que deja Moana aplica para todas las edades. Ella nos muestra durante toda la cinta que jamás se deja vencer y en el momento que se siente perdida, tiene a su abuela para apoyarla. Nos enseña que jamás hay que rendirse, que hay que creer en uno mismo y luchar por todo lo que nos proponemos. Además, la película también nos deja una enseñanza familiar, en donde vemos unión, apoyo y comprensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *