Duna

Director: Denis Villenueve
Guionista: Jon Spaiths, Eric Roth, Denis Villeneuve
Productores: Herbert W. Gains, Joshua Grode, John Harrison, Brian Herbert, Kim Herbert
Reparto: Timothée Chalamet, Rebecca Fergusson, Oscar Isaac, Stellan Skarsgard, Josh Brolin, Dave Bautista, David Dastmalchian, Jason Momoa, Zendaya, Javier Bardem
Título original: Dune
Productora: Legendary Pictures
Género: Ciencia ficción

Denis Villeneuve se ha vuelto el director de facto para proyectos complicados de adaptar a la pantalla gigante.

Respaldado por la aclamada secuela de Blade Runner y Arrival (una de mis películas favoritas de la última década), ahora viene uno de los proyectos más difíciles de adaptar. Dune logra ser una película fantástica que a pesar de todo lo que la disfruté es inevitable cuestionar varios elementos de la misma.

Basada en la aclamada novela de ciencia ficción de Frank Herbert, Dune nos llevará a un viaje intergaláctico lleno de conflicto entre familias y el control de la “Spice”, una materia prima que hace posible los viajes intergalácticos.

La película se concentrará en Paul Atreides, el heredero de la familia Atreides que será enviada al desértico planeta Arrakis por mandato del emperador, donde se verá envuelto en un conflicto más grande que él, llevándolo al nivel de convertirse en el elegido para liberar a los habitantes de Arrakis.

Narrativamente, Dune es efectiva a la hora de contar su historia. Aunque esta primera parte cubre una parte no tan grande del libro, logra establecer adecuadamente muchas nociones de lo que nos encontraremos en la segunda parte.

Aquí es donde todo funciona y al mismo tiempo no. Dune tenía el difícil trabajo de tener que establecer un conflicto, un sistema familiar, e incluso el concepto del Kwisatz Haderach, sin resolver gran parte de esto y al mismo tiempo tratar de darle un final definitivo.

Gracias a esto la película es bastante larga y en momentos es bastante lenta, pero el ritmo narrativo funciona adecuadamente porque siento que cada momento donde hay algún tipo de exposición de la trama, está puesto para aportarle a la trama y no estar ahí porque si.

También algo que me gusta, es que se sale un poco de la norma del género. Las operas espaciales tienen a ir en varios sentidos ya sea 100% acción o a veces con pinta más filosófica, pero es poco común que sea una de tipo contemplativo como lo es en este caso.

Al final, la película busca que el espectador la digiera con calma y no busca ser un show lleno de explosiones o escenas de acción.

La película realmente funciona en la presentación de sus personajes y sus conflictos, pero lamentablemente se siente como un setup de dos horas y media a lo que veremos en su secuela en 2023.

Esto se nota en muchos momentos donde, la película está más concentrada en establecer lo que viene, que en permitir que Arrakis (y al inicio Caladan) se sientan vivos.

Con Dune me pasa lo que me pasa con muy pocas películas y es, que a pesar de reconocer sus problemas, me es difícil pensar una solución que funcione mejor a lo que vi en pantalla.

A nivel narrativo en muchos momentos es fácil pensar un elemento que agregar o algo que remover para hacer que todo funcione de manera más adecuada, pero aquí es difícil saber por dónde ir.

La novela original invierte bastante tiempo estableciendo todo lo que leeremos en Dune, Dune Messiah y Children of Dune. Debido a que el arco de Paul Atreides es tan grande y al mismo tiempo tan “complejo”, muchos de estos elementos deben establecerse en esta primera parte a pesar que el payoff de los mismos no sea tan bueno.

Esto se ve mucho en los elementos dramáticos de la historia, donde estos se sienten más como un paso a la siguiente escena, en lugar de ser un punto dramático clave para la historia. Entonces la carga se pierde un poco y uno como espectador pasa de “no me importó tanto” a “me importó menos de lo que pensaba”.

Visualmente Dune es sencillamente espectacular.

Cuando lo pienso con detalle, siento que no había visto nada de esa escala recientemente. La película se siente gigante y todos los valores de producción son impresionantes.

Los escenarios van muy de la mano con esa “gigantez” que Herbert planteaba en su narrativa. Desde el cambio de Caladan a Arrakis, así como un tipo de arquitectura brutalista que se ve en las instalaciones que dejaron los Harkkonen cuando abandonaron el planeta.

También, el potencial de Dune radica en su manera de usar el CGI. Claro, hay momentos donde este es obvio y no precisamente porque sea notable, sino más por la situación en la que ocurre, pero elementos como Las Sandworms se ven bastante bien y la película no busca ir más allá para permitir que se rompa la inmersión.

El elenco también está lleno de grandes actores y otros que a pesar de no ser excelentes, hacen un gran trabajo.

Como fue el caso con Dave Bautista en Blade Runner 2049, donde a pesar del poco tiempo en pantalla, demostró un rango actoral mejor del que habíamos visto en SPECTRE o Guardians of the Galaxy, Villeneuve hace que Jason Momoa brille como Duncan Idaho.

El actor le inyecta un carisma ideal al personaje que realmente le da una levedad a ciertos momentos de la historia. No es hacer chistes, sino reducir un poco el peso del drama o la tensión de la escena, sin que esta rompa con el ambiente de la misma.

Oscar Isaac, Rebecca Fergusson, Josh Brolin y Stellan Skarsgård, hacen un trabajo fantástico. Aunque del último vimos poco, realmente espero más de ese Barón Harkkonen en la secuela, porque el actor sueco, siempre hace un trabajo impecable.

Mi única mancha en elenco es Timothée Chalamet. El actor realmente hace un trabajo sólido, pero siento que el guion no le da suficiente espacio para brillar (a pesar de ser el protagonista) y tampoco el actor capitaliza momentos.

Hay puntos donde se siente un poco acartonado o con muy poca expresión en un momento que sería ideal hacerlo. Dicho todo eso, en la manera como la novela va escalando, siento que veremos más rango actoral de su parte y claramente sé que lo va a hacer bien (en especial con su gran prontuario en la actualidad).

La música de Dune va muy de la mano con su escala. Zimmer sin duda logo esto con maestría, con películas similares como Interstellar se nota ese poder que solo tienen compositores poderosos como Zimmer.
Aunque la banda sonora me gustó, no niego que mantengo mi pensamiento de darle más espacio a otros compositores (cosa que dije sobre Dan Romer en mi reseña de No Time to Die), pero en este caso, es como el slogan de Bayer.

Si es Bayer, es bueno.

Sin duda Dune tiene problemas, pero esto no quiere decir que no es una gran película y mucho menos restarle mérito al fantástico trabajo que hizo Villeneuve en esta nueva adaptación. Luego de ver la película, recomiendo que vean el documental Jodorowsky’s Dune que es una mirada espectacular a un proyecto que de cierta manera es sencillamente absurdo, pero que también fue planteado en su momento con mucho cariño.

Si quieren ver lo que resultó de ese documental, también pueden ver la adaptación de David Lynch que está disponible en Netflix (para el caso de Latinoamérica), esta película cubre todo el libro de Herbert y a pesar de varios elementos bastante graciosos, sigue siendo una adaptación que funciona… solo que podría ser mejor.

En el caso que ya no quieran ningún tipo de spoilers… la secuela de Dune llegará en 2023 y su producción iniciará el próximo año.

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: