fbpx

Cómo Entrenar a Tu Dragón 3: El Mundo Oculto

Director: Dean DeBlois
Guionista: Dean DeBlois – Cressida Cowell
Productores: Dean DeBlois, Bonnie Arnold, Brad Lewis
Reparto: Jay Baruchel (Hippo), America Ferrera (Astrid), Cate Blanchett (Valka), Kit Harrington (Eret), Craig Ferguson (Bocón el rudo), F. Murray Abraham (Grimmel), Johan Hill (Patán Mocoso), Christopher Mintz-Plasse (Patapez), T.J. Miller (Brutacio)
Título original: How to train your dragon
Productora: Universal Pictures
Género: Animación, familia, aventura

Chimuelo junto con Hipo emprenden una nueva aventura: proteger a todos los dragones de Grimmel, malvado cazador de dragones. A ellos se les une el equipo de siempre. Esta vez, vemos a Hipo como líder de la aldea, sin embargo tiene dudas con respecto a sus capacidades como líder y si son buenas o no las decisiones que toma con respecto a esta. 

Lo vemos mucho más unido a Astrid, su novia, y por supuesto a Chimuelo. Son mejores amigos y verlos juntos despierta tanto amor que resulta imposible pensar que algo malo pueda llegar a pasarles. Chimuelo muestra su amor profundo por él al igual que su lealtad y siempre está con Hipo en cualquier lugar.

Los amigos guerreros de Berk, salen para abordar un barco donde hay muchos dragones encerrados. Cada vez que liberan a dragones del peligro, se los llevan a la aldea y es por eso que empiezan a sufrir de sobre población, aunque Hipo cree fervientemente en que salvarlos, lo vale.
Sin embargo, le queda faltando uno: una hembra furia luminosa. Astrid la nombra así porque la ve brillar y desaparecer. Es hermosa, blanca y tierna y, por supuesto, la chispa entre Chimuelo y ella se enciende.

Chimuelo también tiene un gran cambio a lo largo de la saga, en especial en esta última entrega. Él se enamora. Podemos ver su tierno y torpe intento por conquistar a la hermosa furia luminosa una y otra vez. Baila, salta, hace ruidos, trata de llamar su atención por todos los medios posibles. Seremos testigos de “su primera cita” y de cómo Chimuelo es capaz de volar solo sin la ayuda de Hipo.

Para proteger a su aldea y a los dragones, emprenden un viaje a un mundo oculto el cual es el hogar de todos los dragones. Estoico lo buscó por años sin obtener ningún tipo de información, pero su hijo, logró encontrarlo sin imaginarse que sería una mezcla entre peligro y asombro.

Esta es una cinta dirigida para toda la familia, desde los más pequeños hasta los más grandes van a quedar encantados con ella. No solo por Chimuelo, que sabemos que es el dragón más tierno del mundo, también por los otros dragones, por los momentos cómicos y por los que les sacarán una que otra lágrima. Lo que más resalto de esta cinta, es el mensaje. A medida que va transcurriendo el camino para lograr su objetivo, Hipo debe aprender a confiar en sí mismo y a guiar a su aldea sin duda alguna. Sin embargo, no debe faltar el apoyo de su familia y amigos que es esencial para que él descubra que realmente tiene todas las capacidades para ser el líder de Berk.

Sentarse a ver esta cinta es increíble. Es magia para los ojos de todos. Está llena de color, de detalles, de diversión. Pueden identificarse con los personajes de la película y enamorarse de su dragón favorito. Visualmente es bellísima, de eso no hay duda. Aunque debo decir que no logré conectarme tanto con la película en un principio, sí mantiene el ritmo haciendo que la película no se vuelva aburrida ni sosa. Sin embargo, sí se siente a ratos muy larga aunque realmente no lo sea.

Esta trilogía se basó en los libros de Cressida Cowell, una escritora londinense que desde la primera adaptación de sus libros, vendió más de millones de copias en el mundo. Otro dato que me gustaría contarles, es que muchas de las personas que trabajaron en Lilo y Stitch se unieron a este equipo y es por eso que Chimuelo tiene algunas características de Stitch. ¿Sabían que Astrid es una creación solo para las películas? Ella no aparece en los libros, pero su nombre sí tiene un significado nórdico: “belleza divina”.

Lo mejor que pudo haber hecho Hipo desde la primera película fue amar a Chimuelo. Nos enseñó a amarlo, a amar a todos los dragones. Nos enseñó a que la familia es prioridad, que los buenos amigos son como hermanos y que el amor llega cuando menos te lo esperas y de donde menos lo esperas.

Siento que este último párrafo es una despedida y lamento decirles que así es. Esta es la última vez que veremos volar a Chimuelo en la pantalla grande, que lo veremos lidiar con diferentes aventuras y hacer torpezas para sacarnos una sonrisa, pero aún así, sabemos que los dragones existen y solo están esperando el momento donde no exista peligro para volver a aparecer.

(Visited 297 times, 1 visits today)

Deja un comentario

%d bloggers like this: