fbpx

Aladdín

Director: Guy Ritchie
Guionistas: John August, Guy Ritchie,
Productor: Kevin De La Noy, Marc Plat (III)
Reparto: Will Smith, Mena Massoud, Naomi Scott, Marwan Kenzari, Nasim Pedrad, Navid Negahban, Billy Magnussen, Alan Tudyk (Yago)
Título original: Aladdin
Productora: Walt Disney Pictures
Género: Fantasía, aventura

Quiero empezar diciendo que esta película ha sido completamente fiel a la animada de 1992 dirigida por John Musker y Ron Clements. Además de tener a dos actores increíbles interpretando el papel del genio: en la animada estuvo Robin Williams y ahora Will Smith.

Todos sabemos que esta película narra la historia de Aladdin, un mendigo que vive en Agrabah, y sobrevive “tomando prestado”, como él dice. Con lo que logra juntar en el día, lo cambia por dátiles para poder comer junto con su pequeño compañero de vida, su mico tití, Abu.

En una de sus andanzas, ayuda a una joven a salir de apuros por regalar unos panes a unos niños hambrientos y no tener cómo pagar. Desde ahí se desarrolla, para mi, la mejor escena de este live action en donde vemos a Aladdin y a la joven “Dalia” a escapar por entre las calles de Agrabah para evitar ser atrapado por otros ciudadanos y la guardia del sultán. Ambos están fingiendo ser algo que no son y sin saberlo, terminarán encontrándose nuevamente en un futuro muy cercano.

Cuando él intenta verla de nuevo, a esta joven que es la ayudante de la princesa, se cuela en el palacio y el malvado Jafar lo descubre, lo que hace que lo lleve al desierto y lo obligue a entrar a una cueva en busca de un “diamante en bruto” el cual, él cree que lo llenará de poder. La única regla: no dejarse tentar por todos los tesoros que hay allí adentro o sino, perecerá.

Allí es donde encuentra la lámpara mágica que, afortunadamente, no queda en manos de Jafar y lo que hace es descubrir que en su interior se guarda un gran gran secreto. Así es, el genio de la lámpara por fin sale de su encierro después de mil años y desde ahí le ofrece su lealtad y, porqué no, su amistad a Aladdin. Además de ofrecerle tres deseos.

Desde ahí ya todos sabemos lo que pasa porque es muy parecida a la original. Lo maravilloso de esta versión, es poder ver el hermoso vestuario y las locaciones. Pienso que ha sido uno de los mejores trabajos de dirección de arte de Disney.

Con respecto a los actores, me encanta la elección de Mena Massoud y Naomi Scott para protagonizar la película, aunque creo que Will Smith también es un muy buen elemento en la cinta, creo que puede desviar la atención y el foco ya que realmente el protagonista es Aladdin y no el genio. Con respecto a Jafar, para mi no fue tan acertada la elección de este actor ya que no siento que tenga la fuerza suficiente para interpretar ese papel, puesto que en la animada este personaje tiene un gran porte, una seriedad y una actitud única que esperaba ver.

La cinta tuvo varias locaciones. En Jordania se usaron los paisajes del desierto de Wadi Rum y División Wadi. Además de Longcross Studios Arborfield Studios. Solo lugares así podrían dar ese efecto maravilloso que se ve en la película. Gemma Jackson hizo todo el diseño de producción proyectando a Agrabah como una ciudad oriental llena de color, sonidos y una cultura completamente diferente. Por esto último, se inspiró en lugares como Arabia e India, en la arquitectura marroquí, persa y turca. Para que pudiéramos ver esta increíble ciudad en pantalla, el departamento de arte construyó un pre moldeado en hormigón de la escenografía exterior de Agrabah en Longcross Studio del tamaño de dos canchas de fútbol.

Los callejones, el patio de la ciudad, los puestos en el mercado, estuvieron puntualmente diseñados para adaptarse a las coreografías de “Un Salto Adelante” y “Príncipe Ali”. Esta última, fue la producción más grande de toda la película ya que contó con 250 bailarines, 200 extras los cuales tuvieron vestuario a medida, un camello amarillo de 9 metros hecho de 37.000 flores amarillas. Para capturar todos los momentos de esta escena, el director de fotografía, Alan Stewart usó siete cámaras al mismo tiempo. Mientras que para “Un Salto Adelante, se usó una GoPro que se ubicó en el cinturón de Aladdín para capturar sus movimientos y el espacio desde su ángulo.

Podría darles muchos más datos de la película, pero lo importante es que visualmente es magnífica. Que se logró el objetivo de cautivar a todos los espectadores y que el Agrabah animado cobró vida completamente.

Hay algunas cosas que, a mi parecer, no ayudaron tanto a la película. No sé si el hecho de que sea tan fiel la vuele un poco predecible y aburrida. A mi me pareció un poco lenta precisamente porque ya sabía qué esperar. Hubiera sido bueno que Ritchie le hubiera dado un toque y un giro de algo inesperado para así lograr volver la historia mucho más interesante y así mismo, regalarnos a todos una buena sorpresa.

Aún así, vale mucho la pena verla. Aunque, Will Smith se lleva mucho el crédito, porque la película debía ser mucho más enfocada a Aladdín, eso le da fuerza, teniendo en cuenta el buen papel que hace.

Naomi y Mena hacen una pareja completamente increíble. Son la pareja perfecta de Disney y me enamoré por completo de ambos. Su conexión en la cinta ayuda bastante a que la historia se vuelva mucho más real y creíble. Siento que no hay una escena en donde se desconecten y lograron una actuación muy bella digna de Disney.

Entonces, claro que deben ir a ver Aladdín en cine porque es exquisita a la vista así que aprovechen las salas de cine. También les recomiendo que la vean en inglés no solo porque siempre es mejor verlas en idioma original, también por las canciones, aunque verla en español también está bien, una de las mejores cosas de esta película es la banda sonora y se aprecia mucho más, a mi parecer, en inglés.

Definitivamente van a querer ir a conocer Agrabah y saber qué más podría pasar con Jasmin, Aladdin y con el Genio, que todos sabemos que al final queda libre y se convierte en humano.

(Visited 192 times, 1 visits today)

Deja un comentario

%d bloggers like this: